Génesis, devenir y cuidado en el Simposio

Symposiumnorthwall[207-208].- Comienzo del discurso de Diotima. De fondo, se discute si puede considerarse que Platón habla en boca de Diotima, cuestión enmarcada en el problema, más general, de la voz narrativa y del contenido doctrinal platónico de los diálogos. ¿Es el discurso de Diotima un discurso socrático-platónico? ¿O es mera dialéctica-ironía? Ver la doxografía al respecto. Ver los usos de la dialéctica. Sócrates le pide a Diotima que le explique todo lo que tiene que ver con eros y que lo haga de una vez. Esta exigencia tan sumamente inverosímil, como de aprendiz que no consigue aprender nada, hace sospechar a García-Baró que puede tratarse de pura ironía –base retórica del argumento que después acompaña de motivos de contenido. Eros había sido entendido con anterioridad en el diálogo como disposición. Ver la tríada disposición, hábito (hexis) y pasión (pathos) en el libro I del Órganon de Aristóteles. Diotima vincula eros ahora a algo puramente mortal. ¿Cómo? Introduciendo la cuestión de la identidad del individuo a través del devenir-génesis (buscar griego para indivudo), más concretamente del hombre. Eros había sido sugerido ya como génesis-dar a luz, y aquí se lleva hasta sus últimas consecuencias, ligando génesis con devenir. ¿Identidad de lo viviente o del individuo? Todo lo hecho, todo lo que se ha sido, incluso todo lo recordado perece a cada momento, y a cada momento ha de volver a nacer. ¡Incluso la memoria, incluso la episteme! Se habla del olvido y de la necesidad de renovar o regenerar la memoria. ¡Incluso el ethos cambia (recordar que en Aristóteles va a ser una de las vías de entrada a la ousía)! Un tiempo así entendido es brotar absoluto de pura novedad –ver Husserl. El “mismo” del viviente es autogénesis constante. Ésa es la sugerencia de Diotima. Hay una melete, un cuidado, que asegura la autogénesis constante –¿proyección existencialista? Pese a las sospechas de García-Baró, lo cierto es que Diotima no menciona en ningún caso la modalidad del cuidado-melete, no dice si es es necesario o contingente. Lo que sí parece claro es que el melete es la inclinación o deseo del hombre por lo divino, y como disposición afectiva (si es que puede llamarse así, aunque es incluso anterior al ethos) es anterior a eros. Se menciona incluso una raíz kata phúsein, así que podría aventurarse una necesidad de eternidad en el mortal que hace de la génesis-devenir (puro perecer constante) la necesidad de una contrapartida génesis-dar a luz o creación. Una cosa que yo no llegué a plantear en la sesión: si hay muerte, ha de haber también creación de vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s