Mayo, los nombres, las preguntas y el futuro

Preguntas. Las palabras con las que tratamos de alcanzar lo que ocurre durante estos días se organizan en preguntas. Hoy, al hablar, al leer y al escribir, nos comportamos de modo interrogativo. ¿Qué está sucediendo? ¿Cómo ha comenzado? ¿Cuáles serán las consecuencias? Después aparecen las respuestas, y ninguna resulta oportuna o adecuada. Seguramente sea porque las respuestas disponibles no están a la altura de las preguntas a las que tratan de ofrecer solución.

Tanto es así que somos incapaces de dar nombre a lo que ocurre. Quizás sea más acertado decirlo de otro modo: Lo que ocurre no se ha dejado nombrar. Numerosas y diversas son las organizaciones que, en conjunto, convocaron la manifestación del 15 de Mayo. Innumerables, y profundamente heterogéneas, las personas que se han unido con posterioridad. Enfangados en un sumatorio indefinido de consignas y matices siempre parciales, los medios de comunicación, los poderes y las instituciones se han lanzado a nombrar lo que ocurre. Confían en que un nombre traerá la respuesta a las preguntas y la solución a los problemas. Un nombre al que echarle la culpa y que, al mismo tiempo, les salve el pescuezo. De ahí que Mayo habrían de ser los terroristas o que la presunta izquierda quisiera ponerle su apellido. De ahí que Mayo suponga un peligro para el ejercicio de la democracia, o que el resultado de las elecciones se le imponga como una prueba de fuego.

Intranquilos y aturdidos, aquellos que pretenden nombrar no cesan de esforzarse, y es en tal esfuerzo donde constatan su impotencia. Intranquilos y aturdidos a causa de que el tiempo ha comenzado a acelerar. Hay en estos días una urgencia o una prisa. El tiempo está alejándose, como si nos llevara ventaja. Su aceleración parece provocada por la cantidad de hechos que quiere trasladar. Como si el tiempo estuviese excesivamente cargado de algo que provoca su avance. Como si hubiese aumentado la cantidad de cosas que pasan, pero las cosas no quisieran pasar, convertirse en pasado. De tal modo que las cosas que pasan no se están quedando atrás, y arrastran al tiempo hacia el futuro en un vértigo sin obstáculo.

La facultad de nombrar constituye una capacidad primaria, inmediata, ineludible. Los nombres son las herramientas mediante las que accedemos de manera unívoca a las cosas. Los nombres nos permiten distinguir a las cosas entre sí.  Para distinguir las cosas de este modo, es preciso que las cosas sean idénticas y que constituyan una unidad continua en el tiempo. Es preciso que las cosas sean cosas; hechos realizados, producidos, acabados.

Lo que está ocurriendo en Mayo se ha reducido a varios nombres, y con ellos, se ha convertido en el efecto de diversas causas. Mayo es entonces la consecuencia de una situación y de Mayo, a su vez, se esperan consecuencias. Es así como Mayo se restringe a ser un “hecho” más al que encerrar en el pasado. Lo pasado no esconde peligro alguno. Es seguro que acabaremos nombrando a Mayo y podremos relatar sus efectos  e hilvanar sus causas. Habrá consenso y unidad y agenda política. Sin embargo, lo que está ocurriendo en Mayo seguirá siendo algo más que todo eso.

Mayo no tiene nombre todavía, porque se ha formulado como una pregunta que detenta valor por sí misma. Una pregunta que no se agota en sus posibles respuestas o soluciones. Mayo está ocurriendo como una pregunta sobre el futuro. En esta medida, Mayo no será nunca un mero hecho pasado, realizado y efectivo. No será tan sólo un punto de la agenda, un dato en los libros, algo que triunfó en esto y fracasó en aquello. No será sólo eso. Mayo no será la mera consecuencia de una situación, ni será su solución, ni será su acabamiento. Mayo es la expresión de una situación, el modo en el que por fin se está expresando un presente al que le urge el futuro. Mayo será una petición de futuro. Una pregunta sobre lo que queremos hacer, el testimonio de lo que somos capaces y la expresión del deseo de futuro.

* Publicado en Gazeta20, 17 de mayo de 2011.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s